En 2010 buscamos respeto, y lo ganamos. Se logró la participación armónica e integrada de diversos sectores: Iniciativa privada, gobierno federal, estatal y municipal, medio de comunicación regionales y nacionales, profesionales de diversas áreas y disciplinas, organizaciones de la sociedad civil, así como estudiantes y residentes de la ciudad y sus alrededores, cuyo único protagonista fue: Tijuana.